Inicio » Bodegues Ribas

Mostrando todos los resultados 8

Ribas Sió Tinto 75cl

17,47  Iva Incl.
Añadir al carrito

Ribas Rosado 75cl

10,81  Iva Incl.
Añadir al carrito

Ribas Tinto 75cl

11,79  Iva Incl.
Añadir al carrito

Ribas Desconfío de la Gente que no Bebe Tinto75cl

31,10  Iva Incl.
Añadir al carrito

Ribas Blanco 75cl

11,20  Iva Incl.
Añadir al carrito

Ribas de Cabrera Tinto Reserva 75cl

46,56  Iva Incl.
Añadir al carrito

Ribas Sóma Blanco 75cl

13,16  Iva Incl.
Añadir al carrito

Ribas Sió Blanco 75cl

15,63  Iva Incl.
Añadir al carrito

Ribas es una bodega familiar de tradición histórica situada en Consell, en la comarca del Raiguer, en Mallorca. Pedro Ribas de Cabrera construyó la bodega en 1711, cerca de los viñedos.

La bodega continuó con su tradición de elaborar vino ininterrumpidamente durante generaciones, hasta que en 1986 pasó a manos de María Antonia Oliver-Ribas, quien junto a su familia modernizó las instalaciones y sacó al mercado vinos embotellados de calidad.

Desde el año 2004 la dirección técnica de la bodega pasa Araceli y Xavier Servera Ribas, hijos de María Antonia y generación número 10. Se inician nuevos proyectos de investigación para conseguir mejorar las variedades autóctonas, minimizar la intervención en el viñedo y reducir el impacto medioambiental.

Las viñas se inscribieron en el año 2014 en el Consell de Agricultura Ecológica, y desde el año 2016 todos los vinos tienen ya la certificación oficial.

Las más de 45 hectáreas de viñedos propios están bajo la supervisión de la familia Colom, quienes desde hace ya varias generaciones han trabajado junto a la familia Ribas.

Estas viñas cuentan además con la plantación más antigua de la isla –con una edad media de 40 años- y con una gran diversidad de variedades autóctonas: Mantonegro, Prensal, Callet y Gargollassa, ésta última recuperada después de varias décadas desaparecida.

En el año 2019 se inauguró la ampliación de la bodega, un proyecto realizado por el prestigioso arquitecto Rafael Moneo.

Los objetivos de la ampliación son múltiples: poder mejorar las vinificaciones, experimentar con nuevos depósitos, mejorar la eficiencia energética, aumentar la producción para poder cubrir la demanda y disponer de más espacios para recibir visitas.

En el año 2020 la bodega entró a formar parte de Grandes Pagos, una asociación que reúne bodegas que cuentan con viñedos singulares en parajes únicos.